3 días del Omer: Primera semana, Tercer día

TIFÉRET DE JÉSED

La Armonía en el Amor o El Equilibrio de la Misericordia

Debe existir armonía en el amor. No puede existir un amor sin equilibrio. Puedo amar a todos cuando he alcanzado mi propio equilibrio personal; si no tengo ese equilibrio que me permite Tiféret, puedo amar desequilibradamente.

Recordemos que, en cierta forma, el amor es una distorsión de la realidad que vivimos. Cuando una persona ama a otro, no puede verlo en su verdadera esencia. Es por ello que debemos equilibrar nuestro amor, para que sea correcto. Debemos amar una realidad concreta, no podemos amar una ilusión producto de nuestra imaginación.

Tampoco podemos esperar que el otro nos ame; para amar, debemos amar por la belleza misma del amor. El amor debe ser controlado por la restricción de Guevurá, pero debe construirse como un elemento de armonía. La belleza del amor es la solidaridad. Amo cuando puedo compartir la vida, que es la esencia de Tiféret.

En este día del Omer debo desarrollar la solidaridad con quien lo necesita. No solamente dar amor como sentimiento, sino poner el amor en acción. La armonía se alcanza con la solidaridad con el otro. Amo porque puedo compartir. El equilibrio del amor es el compromiso de compartir con el otro. ¿Existe amor sin compartir con el otro? Para alcanzar la verdadera belleza de la vida, todo amor debe ser un compartir. Debo ejercitar el amor dentro de la realidad de la armonía, un amor que no está equilibrado me destruye y no logra construir nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s