Concluir lo que comenzaste

Los obstáculos, tanto externos como autoimpuestos, con frecuencia nos impiden cumplir nuestros objetivos. Es fácil sentirse entusiasmado y tener optimismo al comienzo de un nuevo esfuerzo. Sin embargo, hay muchos tipos de retos que a menudo evitan que alcancemos nuestras metas. Entonces aplazamos y posponemos, y nuestra pasión se debilita. Los obstáculos internos incluyen el miedo, la frustración, la tendencia a olvidar, la duda y la pereza.

Los retos externos aparecen en todas las formas y tamaños, pero son solamente una prueba. El imponente y proverbial muro de ladrillos que vemos frente a nosotros es usualmente una cortina suave y acolchada, pintada artísticamente e ingeniosamente disfrazada para que se vea como una pared de ladrillo. Únicamente para impedir que siquiera tratemos de atravesarla.

Nadie dijo que el camino al logro personal y la grandeza espiritual fuera fácil. Pero es un camino que se puede recorrer exitosamente y alcanzar el destino final, mientras observamos y disfrutamos de un paisaje pintoresco.

Meditación

Estamos dotados con el poder para concluir todo lo que comencemos, en especial las tareas y metas de naturaleza espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s