Trascender

La vida se asemeja mucho subir por una escalera mecánica que va hacia abajo. Si dejamos de subir y de hacer un esfuerzo en nuestro camino espiritual, podemos sentir como si descendiéramos lentamente. Con la espiritualidad podemos ascender en este mundo, incluso si estamos sobre una escalera mecánica que va hacia abajo. Hay un hermoso equilibrio divino inherente en cada uno de nosotros. Nuestro cuerpo quiere dormir, comer y sentirse cómodo. Pero nuestra alma añora, cada día, unirse con el Creador. Estas dos fuerzas, juntas, permiten que existamos en el mundo. Este es el equilibrio oculto de la experiencia humana. Es un sistema precioso y divino que el Creador formó para que pudiéramos aprender nuestras lecciones espirituales. Si no fuese por los deseos del cuerpo, no podríamos desarrollar totalmente los atributos divinos del amor, el cuidado y la preocupación por los demás. La presencia de la noche es lo que nos permite entender y apreciar el día. Esta fuerza del cuerpo, que desea recibir para sí mismo, es una fuerza implacable. Al igual que la escalera mecánica que desciende, está constantemente ejerciendo su fuerza sobre nosotros. No obstante, tenemos un alma, nuestro regalo del Creador. Nuestra alma es nuestro derecho de nacimiento y nuestro vínculo permanente con el Creador. Es nuestra Luz, nuestro descanso y nuestro poder para trascender las fuerzas del ensimismamiento, la apatía, el ego; todas las cosas que los kabbalistas llaman Deseo de Recibir para Sí Mismo. Nuestra alma es nuestra verdad interna, y el alma tiene solo un deseo: compartir. Somos la mejor y más auténtica versión de nuestro ser cuando estamos alineados con el deseo de nuestra alma. Esta semana, recibimos el preciado regalo de aumentar nuestra conexión con nuestra divinidad interna, lo cual nos permite trascender cualquier desafío o negatividad que pueda estar presente en nuestra vida.

Kóraj es nuestra porción y guía espiritual de la semana. La porción de Kóraj se presenta en el momento preciso del año para ayudarnos a conectar con la certeza, la abundancia y la energía positiva. La porción comienza con las palabras: “Kóraj tomó…”. Kóraj era un israelita cuyos deseos personales lo habían consumido. Solamente pensaba en lo que él deseaba y el poder que quería obtener. Él había perdido la conexión con su alma y sus atributos divinos. Leemos acerca del proceso de Kóraj para que nosotros recibamos una vacunación y una protección contra la misma caída. La porción de Kóraj es un regalo invaluable del Creador, una semana antes de que comience la Luna Nueva de Cáncer, lo cual garantiza que estemos protegidos contra cualquier energía negativa similar. Kóraj, conducido por su egoísmo y sus deseos personales, creó una rebelión y confrontó a Moshé. Él quería ser el líder y cuestionó que el Creador hubiese seleccionado a Moshé. En este punto, Kóraj había alcanzado un estado bastante alejado del amor y la conexión con su divinidad interior. Él se había distanciado de los deseos de su alma y se había arraigado únicamente en la conciencia del cuerpo. Como resultado, después de que ocurrió la rebelión, la tierra se abrió y sepultó a Kóraj y a sus seguidores.

La historia de Kóraj es una herramienta especial para nuestro beneficio. ¡Qué afortunados somos de poder recibir esta energía vital esta semana! Lo que le ocurrió a Kóraj no ocurre hoy en día, pero es una lección poderosa acerca de lo que puede suceder cuando perdemos contacto con nuestro propósito interno y nuestra esencia divina. Puede que la tierra no nos consuma, pero sí podemos ser consumidos por nosotros mismos y solo nuestrasnecesidades. Este desequilibrio puede conducir a la depresión, la tristeza y una multitud de dificultades en nuestra vida. Cuando nos desconectamos de la Luz del Creador y nuestro espíritu interior, descendemos con la escalera mecánica hacia la negatividad. Kóraj nos enseña que, si no estamos trabajando en un camino espiritual y “ascendiendo”, podemos descender rápidamente. Sin embargo, es interesante saber y entender que la negatividad también proviene del Creador. Gracias a la noche podemos entender lo que es el día. Los desafíos y los obstáculos en nuestra vida nos despiertan y nos motivan a ser más fuertes en el camino de la espiritualidad. Las dificultades de la vida nos hacen acudir a nuestra fortaleza interior, nuestro poder, y ayudarnos a reconectar con nuestra Luz interna. Todos buscamos la felicidad en este mundo. Todos deseamos bendiciones, prosperidad, amor y dicha. No obstante, la forma de conectarnos con estas bendiciones es una paradoja. Si nos comportamos como Kóraj, únicamente buscando lo que nosotros queremos, perdiendo contacto con la naturaleza dadora en nuestro interior, creamos un desequilibrio y atraemos negatividad. Una persona que no alimente su Luz interna suele terminar en la oscuridad. Sin embargo, si continuamos ascendiendo en la escalera de la vida y hacemos el esfuerzo de pensar en los demás, demostrándoles amor e interés, podemos trascender todas las fuerzas negativas y los desafíos. Esto finalmente nos permitirá adherirnos al Creador, donde residen todas las bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s