Confianza

La verdad percibida da seguridad.

La habilidad produce independencia.

Con coraje, podemos desafiar el peligro.

Para aumentar el poder, aumenta la humildad. Mediante la contemplación constante, podemos llegar a la verdad. Mientras más experiencia tengamos, más profunda nuestra comprensión, y por consiguiente, más podemos depender de nuestro conocimiento. Cuando ejercitamos lo que sabemos, eso no sólo extiende nuestra comprensión de la verdad, sino que nos ayuda a actuar de forma significativa. Mientras más hacemos, más independientes somos. Cada logro trae un maravilloso dividendo de confianza. Nos atrevemos más y más, hasta que somos lo suficientemente valientes para llevar a cabo empresas que superan por mucho lo que imagina la persona promedio. Cuando llegamos a ese nivel de consumada destreza, es tiempo tanto para celebrar como para la extrema cautela. Regocijarse está justificado, porque el alcanzar ese nivel de habilidad es por lo que nos hemos estado esforzando tan duramente por tanto tiempo. Es también el momento de la cautela, porque los tontos eventualmente intentan algo demasiado grandioso para ellos. El orgullo y la pasión los llevan a su perdición. Por lo tanto, mientras más expertos nos volvemos, más circunspectos deberíamos ser. Mientras mayor sea nuestra habilidad, más precario es nuestro camino. Las personas más espirituales son también las más humildes. Al velar su luz hasta el momento adecuado, escapan al mayor de todos los peligros: la arrogancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s