Responsabilidad

Un padre sin un padre

Tiene dificultad en equilibrarse.

Un maestro sin un maestro Es peligroso.

Nos dirigimos a nuestros padres, a nuestros maestros, a nuestros líderes con confianza y expectación. Su responsabilidad es guiarnos, educarnos e incluso juzgar por nosotros cuando las circunstancias son inciertas. En último término, han de llevarnos al punto donde podamos tomar nuestras propias decisiones, basados en la sabiduría que ellos nos han ayudado a desarrollar. Pero el potencial para el abuso y el error es muy grande. ¿Qué persona puede estar en lo cierto todo el tiempo? Un simple desliz en un mal momento puede causar confusión, cicatrices sicológicas e incluso un gran desastre. Palabras duras a un niño en momentos impresionables pueden engendrar años de problemas. Es por eso que necesitamos un padre para el padre, un maestro para el maestro, y líderes para los líderes. Eso previene los errores del poder. En el pasado, incluso los reyes tenían sabios consejeros. Toda persona que vaya a ser un líder debería tener tal ayuda. Eventualmente, alguien tiene que estar en la cima. ¿Y a quién se dirigirá esa persona? No invoquemos deidades sino al pragmatismo. Es la experiencia quien es el supremo maestro. Es por eso que las personas sabias viajan constantemente y se prueban a si mismas contra el constante cambio de circunstancias. Sólo de así pueden realmente confirmar lo que piensan y compensar sus defectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s