El tiempo

Imaginemos un río,imaginemos su caudal, esa corriente impetuosa, ininterrumpida. Imaginemos el nacimiento, de ese río, el curso que sigue, el lugar donde desemboca. ¿Podemos dividir cada parte? No, porque si lo dividimos, el agua quedaría estancada, dejaría de fluir. Eso es a lo que nos enfrentamos día a día. Debemos ser conscientes de nuestro pasado, actuar nuestro presente, y planear el futuro. No podemos aferrarnos a nuestro pasado, pues el agua de nuestro río se quedaría estancada ahí y no llegaría a la realidad del presente; tampoco podemos fijarnos solo en el presente, pues si no somos conscientes de quienes fuimos en el pasado, no podemos mejorar en el presente y tendremos que asumir las consecuencias en el futuro, y tampoco podemos solo pensar en el futuro sin vivir el presente, pues si no actuamos hoy, ese futuro no llegará. El pasado, el presente y el futuro deben mantenerse equilibrados y unidos. Debemos entender cómo nos afecta el pasado, disfrutar y enriquecernos emocionalmente con nuestro presente, y construir cada día un peldaño para el futuro. Así como el río no puede ser dividido así tampoco deberíamos dividir nuestra vida porque si lo hacemos dejaríamos de fluir, debemos considerar integramente nuestro tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s